jueves, 31 de julio de 2008

Party Animal

Ya no los hacen así. Señálenme algo parecido entre el vertedero de las celebrities y me retractaré avergonzado. A mí me ganó con aquella instantánea de rabioso blinblineo y sandungueo, por utilizar la sabrosa jerga de la brown people, en la que posaba vestido de rojo, acicalado con un cinturón de balines y un bastón rociero. El dress code festivo es ahora un horror que se inspira en los macarras lifestyles de los futbolistas saliendo de Gabana. Alfonso de Hohenlohe fue un bon vivant con pedigrí (de los que se han extinguido), dinamizador de la jet, enemigo del mal gusto e inventor de una utopía de lujo y fiesta, alérgico al mármol sin pátina con que Jesús Gil forraba tardíamente la línea de playa de su caliente Biarritz personal.


Todos los motines le arrebataron algo a este príncipe austrohúngaro. Los soviéticos sus posesiones en Checoslovaquia, la revolución mexicana las correspondientes a Centroamérica. La guerra civil también menoscabó su fortuna. Pero nuestro hombre no se arredró, cayó siempre de pie y animó a los apellidos del Gotha instalarse en su rincón de sol, una salvedad de yates y jazmines. Se inventó Marbella, a donde llegó la sangre cansada europea, pero también el dinero árabe. Gotha cayó bajo la bota bolchevique, pero la Europa linajuda excitó su melanina en cambio de los valses, cambiando las perlas por los los meyba. Fue allí donde Margarita de Inglaterra comenzó su depredación sexual de carne joven. Atrajo a artistas, millonarios, princesas sin trono, magnates, estrellas de cine, hasta que la chabacanería lo empujó a la sierra rondeña. Como Luis de Baviera, que ajeno a la suciedad política se aferró a sus castillos imposibles, su escapismo recreó una Andalucía portátil con lagos de truchas, viñedos de fábula, un coto de perdices y una biblioteca culta.

«Me he mirado en los ojos de las mujeres más bellas», llegó a confesar. Y no mentía.
Este rey de la fiesta fue un duermemozas magnífico que entretuvo en sus brazos a animales como Ava Gardner y Kim Novak. De los lomos de Heidi Balzar obtuvo una criatura. Bailó con la princesa Soraya. Enumerar sus conquistas sería trabajoso, pero este playboy nunca tuvo un casamiento feliz. Su primera mujer, Ira de Fürstenberg –agraciada con el ajuar formidable del dinero de los Agnelli– se fugó con el playboy brasileño Baby Pignatari –que siempre se desplazaba en su avión privado con una vaca suiza para beber la mejor leche–. Se habían casado en Venecia, con unos esponsales de varios días, una dilatada locura similar al Sposalizio del Mare, un desparrame de lujo y dinero. Su segundo matrimonio (en Las Vegas), con Jackie Lane (¡23 años más joven!, a los hombres les gusta castigar su próstata), duró poquísimo. El tercero y último (con Marilys Haynes) acabó mal: su esposa se suicidó en su cortijo de Ronda tras ingerir tranquilizantes con la cabeza envuelta en una bolsa de plástico. El macho festejado encaraba la peor forma de abandono.

Fue además un intrépido empresario que comprendió que el dinero dinástico detenido cría telarañas y trae la decadencia a los escudos. Creó la Marbella de los 40 –hostil al colosalismo hortera de Benidorm–, llevó la Volkswagen a México y trajo la Volvo a España. Siempre se jactó por encima de todo de ser un empresario trabajador, algo que le distanciaba de esos arquetipos bronceados de hábitat nocturno. Y se hizo respetar por sus empleados: el maître de su Marbella Club era militante del Partido Comunista, y las belicosas Comisiones Obreras de entonces llegaron a otorgarle el premio al mejor empresario. La sensibilidad social puede aliñarse con la rumba.

Entre sus méritos se cuenta la divertida divulgación del pádel en España, adaptando y mejorando las normas para su disfrute por parte de estadistas liberales y clases medias prisioneras pero contentas en la urbanización.

Claro que la decadencia llegó con las hormigoneras, y tipos como Kashoggi ahuyentaron a los refinados, que vieron peligrar sus vernissages semiprivadas. Aquella piscina de Cocoon fue pasto de la horterada. Alguien como Alfonso, que antepuso el placer a la ambición, se despidió de las fiestas con mariachis. Huyó de la plaga y se encerró en su cortijo, pero la economía no debía de ser muy boyante cuando tuvo que pasar por la humillación de alquilárselo a Mari Cielo Pajares para su boda. No hay rockero feliz al despedirse, y padeció la derrota total. Los nuevos inquilinos de su Habana eran Belén Esteban y Rappel, mientras el príncipe se extinguía en soledad. Atrás quedaban los tiempos en que nuestro héroe brillaba con chilaba en el Mau-Mau.

19 comentarios:

1977 dijo...

Mi viejo era colega de Jimmy de Mora.

Natacha dijo...

nadie menciona las etiquetas de este blog?
"pollock, stalin era hortera" me hizo mucha gracia, y que tienes con Nuria Roca?!
un beso

Anonymous dijo...

muy buena crónica

Kalia_Vanish dijo...

En algunas fotos me lleva a confundirlo con Espartaco Santoni, al cual tuve el placer de conocer en persona, hablo en serio, también fui vecina de uno de los hijos del protagonista, sigo hablando en serio, aunque eso lleve a pensar que tengo 60 años...
Otros tiempos sin muñoces, pantojas, ni rocas ni olivos.

Nelo dijo...

HERMANOS!!!

HÁGASE LA LUZ

Y EDDISON SERÁ SANTO

dijo nuestro señor, y así fué, la luz se hizo, e iluminados por el intelecto quedamos todos. gracias por el Times de cada día, biografiado sea tu nombre, bendice estos diagnósticos que vamos a proferir. alabado seas, porque nuestro será el reino de las pensiones.

MARIA ANTONIET dijo...

Gran palabro
"duermemozas"
lo buscaré en el ESPASA.

Millana dijo...

Magnifico post pese a lo inmoral y contrarrevolucionario del tema, he tardado en comentarlo porque es verano y porque es mag ni fi có.
Rizando el rizo, lo unico que no entiendo que te parezca elegante el Alfonso con esa camisa calada roja y reventona, con las sisas a punto de explotar, solo eso, mas que nada la talla, es importante usar la talla que corresponda y el cubierto específico para cada plato.

Hace mucho que no me invitan a fiestas, solo a conciertos y alguna parti de youtubes a las que no voy, pero este verano nadie me ha llevado en un barco-party a ninguna isla balear, ningún aristócrata ni nadie ha derramado champagne centenario por mis pechos y no he participado en ninguna cena benéfica con espectáculos de artistas, mariachis, esculturas de hielo en el jardín, incineración de billetes de 500 y recitales de fonopoesía dadá, este verano ni en mi puta vida pero gracias a este post siento nostalgia de algo que nunca viví, y lo agradezco.
¡Love!

Anonymous dijo...

habría que ver de dónde apareció este hombre para saber si este post siquiera lo merece. atraer moscas es fácil cuando una mierda eres.

Millana dijo...

Eh, anónimo, danos tu nombre, mail y dirección para poder invitarte desde ahora a todas nuestras fiestas y cócteles. No puedes faltar.

Anonymous dijo...

faltaré. hacerle un toque a pocholo que seguro que está libre y seguro que tú tienes su movil.

Millana dijo...

Venga nena no te hagas de rogar.

Millana dijo...

Como quieras cariño pero no seas soez ni malrollista, que núnca ha sido tu estilo.
Salud y anarquía!

Anonymous dijo...

?

Anonymous dijo...

y ser soez en un mundo de pijoterías como este, es lo más práctico y decente.

Millana dijo...

Duerme moza.

Millana dijo...

En este blog jamás se ha censurado ningun expresión u opinión ajena, por muy tocapelotas que sea.

Si se entiende por censura,la violación del derecho a expresar opiniones, aqui no se ha ejercido.

Aqui lo que se ha borrado son exabruptos sin argumentación, ruido gratuito que no expresa o dice nada y que viene desde el anonimato y el aburrimiento.
Un "mierda tal, puta tu, maricón este" no lo tomaré por opinión, comentario ni repulsa, porque no es nada.
Y además queda feo.

Si de todas formas crees que ha sido vulnerado tu derecho fundamental a la libertad de expresión comprendido en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y en las constituciones de los sistemas democráticos, te recomiendo que escribas a este sitio:
Amnistia Internacional
O a este:
Reporteros sin Fronteras
Reporteros sin Fronteras
Seguro que estaran encantados de servirte de ayuda.

vera cruz dijo...

La regulación de este derecho internacional la tenemos también en el nuestro, en nuestra Constitución del 78. Figura en un artículo compartido con libertades, como la de la creación artística.

Legislador opaco dijo...

A mí me interesa particularmente el artículo 22, sección cinco de la Carta Magna. Temo que sea el de mejor aplicación para el caso de las vocesde timbre avícola que comienzan a irrumpir por aquí.
Animado debate constitucional, añado.

La Pepa dijo...

La wiki dice que en la consti de 1812 tambien había libertad de exprexión salvo en los escritos religiosos.