martes, 8 de abril de 2008

Sin pene ni gloria

«Ella me habla de la dificultad que representa para una mujer que siempre ha sido heterosexual detectar la excitación en un cuerpo sin polla. Me dice:"¿Cómo estar segura que la otra persona te desea?". Yo nunca había pensado cómo una polla en erección facilita la descodificación del deseo. Una polla en erección parece decir: "Me pones, me empalmo, me corro".
Me habla de cómo estaba desconcertada la primera vez que hizo el amor con una mujer. Dice que ahora entiende mejor a los hombres, su fragilidad frente a un deseo que carece de signos anatómicos visibles, como si en los cuerpos sin polla eréctil existiera siempre la posibilidad de un fallo en la detección de la excitación, de una decepción última de los sentidos. Como si para los cuerpos desprovistos de polla eréctil existiera la posibilidad de disociar lenguaje y anatomía ("me gustas, me excitas, pero esa excitación solo la conozco yo, tú no sabrás nada, no podrás detectarla contra mi voluntad"). En los cuerpos sin polla eréctil existe un espacio poético, un territorio del sexo como saber internalizado.
Curiosamente, los patriarcas de la heterofilosofía como Nietzsche u Otto Weininger habrían pensado que ese territorio propio de la feminidad era el espacio en el que puede instalarse el no-saber, el simulacro y la mentira.
Yo creo que sería mas apropiado hablar de hiper-conciencia, de saber que tiene el poder de decidir si quiere o no exteriorizarse a través de una representación. Ese conocimiento del deseo antes de que pueda ser detectado como erección abre la posibilidad al sexo como ficción, como virtualidad. En la sexualidad lesbiana los signos de la excitación se leen sobre una cartografía anatómica expandida: la mirada, el movimiento de las manos, la precisión del tacto, el grado de apertura de la boca, la cantidad de sudor o de flujo.
Recuerdo que la primera vez que folle con un tío su polla me pareció un objeto secundario de motricidad involuntaria, cuyo funcionamiento no podía ser un indicador fiable del deseo o de la excitación. Al contrario. Me parecía como si estuviera frente a un significante impostor, frente a un resto biopolítico ancestral cuya presencia era capaz de eclipsar el lugar del que emerge en realidad el deseo.»

Beatriz Preciado «Testo Yonqui» Pag 167

¿Que opinan ustedes? ¿La excitación es tan dificil de detectar en los cuerpos sin polla? ¿Es el pene un significante impostor?



Links: Videos de Beatriz Preciado.

22 comentarios:

LA TIRA... dijo...

JAJAJAJAAJAJAAJAJA
Y MÁS JÁ Y
JAJAJAJAJAAJAJAJAJA

silvya dijo...

esto tiene que ver con todo el tema de la envidia del pene del señor s.freud??

...y dónde quedan nuestros flujos de la felicidad??!! porque existir, existen!!

Aionic_Kid dijo...

Divertido el texto pero un poco obvio. Últimamente le estoy dando muchas vueltas no a lo de fingir, sino a disimular un orgasmo (o sea, tenerlo y ocultarlo en vez de no tenerlo y finjirlo). Frente al fingimiento, el disimulo. Igual que las mujeres, los hombres parecen tener sus propias formas de ocultar las cosas para cumplir con modelos de comportamiento (el semental, la multiorgásmica).

Lo de Nietzsche... teniendo en cuenta que para él todo es apariencia y metáfora, habría que replantearse si la definición de la mujer como "reina de las apariencias" es peyorativa. A mí más bien me parece todo lo contrario: Nietzsche dignifica filosóficamente las apariencias. Lo malo es que justo cuando la apariencia adquiere prestigio filosófico, a la mujer le da por quitarse el maquillaje y tomar al hombre como modelo de dignidad... de una manera u otra siempre está en el bando equivocado (ésta es una idea de Celia Amorós).

Por otra parte, el texto también erra en no distinguir tipos de excitación. Es posible tener un orgasmo masculino (y creo que femenino) maquinal, por fricción, sin que haya un ápice de atracción. Erección no equivale a deseo.

Aionic_Kid dijo...

* fingirlo, el texto yerra

Anónimo dijo...

Nunca he follado con una mujer. En cuanto a los hombres, el deseo no me lo trasmite su erección, sino sus manos...
Incluso centrándome en la polla, diría que la excitación genuina es más visible en el glande que en la erección en sí.
Un capullo reventón. ¡Ay!

Mariam-Shall-Die dijo...

Ah, pero, ¿Las mujeres no tienen polla? ¿Entonces?

dewinter dijo...

Yo lo único que digo es no puede gustarme más la portada de "I Prefer Girls" de Jessie Dumont. Y que me encantaría leérmelo.¿Lo tienes, Clovis?

TelaMarinera dijo...

Yo creo que tienes la picha hecha un lio xD

Millana dijo...

Hola amigos, gracias por comentar:

La tira; si, jajajjaja y mas já.

Silvya; Pues será envidia de pene,
si no de qué, yo la padezco. Y Beatriz Preciado es un chica que presume de tener una colección de 50 dildos en casa.
Los flujos existen, esta constatado ya científicamente.

Aionic_kid;Dices que erección no equivale a deseo, estoy de acuerdo contigo,la de biohombres que se empalman tocando un instrumento o en pleno examen de conducir debido a los nervios, y no creo que quieran follar con su guitarra ni con el examinador.

Anónimo 1; ¿Te gustan los capullos? Desgraciadamente a mi también.

Mariam-Shall-Die; No suelen tener polla las mujeres nacidas mujer, ni tampoco tienen un clítoris de mas de un centímetro y medio, si pasan de esa medida la ciencia médica las convierte en hombres inmediatamente.

Dewinter; Es una portada muy elegante.

Telamarinera; Ahi le has dado, tronk.

Mariam-Shall-Die dijo...

entonces creo... creo... creo que ALGUIEN ha estado JUGANDO conmigo.

Clovis dijo...

Me complace la risa genuina de la tira, de quien alabo sus magníficas strips, que sigo con deleite. Esa risa inaugural no tiene precio. Gracias.

Cualquiera que se asome a un patio de colegio se cerciorará de la envidia del pene, Silvya. Aunque esos flujos de la felicidad merecen hurras sinceros. KY no es lo mismo.

Hola, Aionic. Esa histeria sobre el orgasmo es judeocristiana. No voy a entrar a discutir sobre Nietzsche, lo que es inadmisible es la desaparición de las librerías de Sexo y carácter de Weininger, supongo que algún lobby parapolicial feminista o el propio Ministerio de Cultura están detrás, pero desde aquí proclamo mis sospechas. Los varoncitos deberían leer a Weininger en lugar de la vulgata progre para la ciudadanía, que los castrará.

Hola, anónimo: yo en cambio nunca he follado con un hombre.

Mariam Shall Die: las mujeres con polla son trannys, ten cuidado ahí afuera.

Dewinter, siempre tan esteta... No lo tengo, no, pero siempre se puede pescar bibliografía pulp en la red.

Nada más por el momento. Subrayo que me siento muy a gusto con mi "resto biopolítico ancestral" y hago mías las palabras de Frank Mackey: respetad la polla. Ya está bien de viragos amedrentadoras y lectoras de Cosmopolitan con MBA. Ser hombre conlleva responsabilidades y Deleuze se orinaba en la cama.

Millana dijo...

Frank Mackeyle pondría exclamaciones a su gran frase, también la acompañaría con gestos pélvicos de mal ver. Demos gracias a la comunicación ciber_espistolar por sus carencias. ¿Te has dado cuenta? desde que leo a Beatriz necesito ponerle un prefijo a todo.
Tengo la picha hecha un lio.

Clovis dijo...

Frank Mackey imprimiría a su eslogan una dicción viriloide que te haría estremecer, Millana.

Me llama la atención la importancia que Beatriz Preciado da a sus antebrazos, muy bien formados he de decir. Siempre los enseña con orgullo, y la manera en que juguetea con el pelo es turbadora. El día que se embadurnó de testosterona en gel delante de Joderowski me dieron ganas de dar grititos. Si a eso sumamos el empleo de prefijos, para qué quermos más.

Beatriz Preciado es muy grande.

Clovis dijo...

Porque atención , estamos hablando de una mujer que se administra testosterona. Tengámoslo presente.

Millana dijo...

Eso ha sido un golpe bajo para el colectivo bio-hetero-feminista que presido.

Louis de Funes dijo...

Yo conocía el caso típico de pene erecto mañanero pero el de falo erecto en pleno driving test,Millana, ese no le había oido nunca.
Yo(a no ser que los nervios nublasen mis sentidos), juraría que mi polla no intervino en mi examen de conducir. Preguntaré a mis amiguillos.

Millana dijo...

Hola Louis de Funes, es un placer tenerle por aqui, yo solo divulgo información que llega a mi desde fuentes autorizadas y debidamente contrastadas, tengo mis informadores, pero la verdad es que no he visto un pene en mi vida.

Anónimo dijo...

A Louis de Funes:

Una vez tuve una erección fulminante jugando al Grand Theft Auto.

Y este comentario es totalmente anónimo.

Amfortas dijo...

Siempre el cuerpo de la mujer me pareció inquietante por indómito. No es aprehesible, es resbaladizo. Y más aún cuando conocí a un grupo de lesbianas. Su cortejo del deseo me pareció tan oscuro y tan imposible que me daba vértigo.
Para mi el falo es lo concreto, lo visible, la materia, lo alejado del espíritu.
Hay páginas en internet dedicadas a ensalzar el pene como referencia suprema del erotismo una es muy recomendable para ver por donde va la adoración fálica, a veces uranista http://theperfectphallus.blogspot.com/ . Sin el pene no puedo tener referencia sexual, se desvanece en el abismo de la vagina y en el cuerpo sinuoso de la mujer. El pene es el asidero de la materia y del placer...perdón por hacer una elegía sodomita, pero es lo que me sale...Salud y viva Gomorra

Violeta J. B. dijo...

Yo, que no entiendo nada en la vida sin la dicotomía pene-vagina de por medio, me decanto por la unidad en este debate. No creo que la erección penil sea un indicador fiable de la excitación masculina. Que a un hombre se le ponga gordota no implica necesariamente que desee porner en acción el miembro con el sujeto ante el que se encuentra. Como en la mujer, esto funciona por química feromonal. Yo sé cuándo atraigo a un tío cuando él también me atrae a mí y nuestras feromonas se unen en el ambiente, creando un embriagador aroma de sexo inminente. Yo sé cuando atraigo a un hombre porque el chocho me empieza a hacer palmas rocieras. Y si no me hace palmas, me da igual si le gusto o no.

Gran blog!

Anónimo dijo...

Hola Millana!
Soy Eva, la chica de Gari (la casa del picnic después del Fotomatón), y he venido a parar aquí buscando lugares aclaratorios de "I prefer girls", que es el frontal de una pitillera que me ha regalado hace unas semanas un amigo que no reconocía en la imagen lo obvio --o eso me dice, me lo creo, porque..., pero... en fin.
Azar! Acabo de pegar hace diez minutos en la pared con celo el dibujo que nos dejaste en casa, ¿te acuerdas? El de los dos jóvenes que se nos parecían besándose, tamaño postal. Te convoco y acudes!
Un beso, linda
eVa

Bishop dijo...

Hola Millana, muy ameno blog, muy bonito Tumblr (incorporados a mi saco de enlaces estupendos)...ahí te mando otra copia de la estupenda portada de "I prefer girls" Saludos. http://26.media.tumblr.com/tumblr_m17gr9m87q1qei4kso1_400.jpg