viernes, 22 de febrero de 2008

De pequeña comía ardillas

Toda corte decadente tiene en nómina un elenco de freaks entretenedor. Su status es elevado (ya los enanos velazqueños tenían preeminencia social sobre el pintor en la corte de Felipe IV), y los iconos de Babilonia son cada día más vomitivos. Cualquiera puede lanzar su pedrada a la belleza. La réplica americana a la magra Amy Winehouse y su harakiri épico viene de la tortillería estadounidense y se llama Beth Ditto. Gorda, lesbiana y feminista, anuncia. La lepra que es el periodismo musical nos la ha vendido como “cool”. Y de la música ni hablemos, ninguna mediocridad es invendible sin escándalo y The Gossip, el grupete de la gordi, una bazofia.

Odia a las huesudas, esa ralea de ganadoras que arrasa en los campus universitarios. Este pedazo de white trash arrogante nació en una caravana en Arkansas, rodeada de familias de negrazos. Es pueblo, y a este lo caracteriza el feísmo. Atrás quedó el falsete de Jimmy Somerville. Hoy Buckingham baila al ritmo de Scissor Sisters.

Tiene el morro de considerarse portavoz de una minoría, cuando en los USA el 60% de la población es obesa. Con acierto comercial ha ido a parar a la indulgente barricada que es el punk, donde cualquier cagada es legítima. Acostumbra a despelotarse en el escenario, exhibiendo sus carnes. Todo un show de degradación que hubiera hecho las delicias de Tod Browning.

En realidad Beth Ditto forma parte del paisaje de la sexualidad masculina. Es este un mensaje de trasgresión tranquilizador para el establishment, legitimando cada presunta minoría, borrando identidades de clase y sumiendo al personal en el totum revolutuum liberal donde “todo se vale”, anulando toda proclama revolucionaria. También aquí tenemos sitio para ti. La obsesión antiabortista americana encomia las venus paleolíticas, amuletos siempre de fertilidad. Y mandemos a los hijos a la guerra.

Aquí preferimos la seriedad sáfica de Valerie Solanas, tan pelma. O Divine, antídoto contra Asociaciones de Padres, con su sentido de la urbanidad en la vía pública.

6 comentarios:

Ctrl-manzanita dijo...

Al fin!!!!

BRAVO!!!
PLAS PLAS PLAS !!

Alfonso Riudavets dijo...

Estoy sobrecogido. Aún hay un tiempo de la fábula del que poder quedar colgado.
Os consultaré todos los días después del Wall Streen Journal y mi café nicaraguense.

Millana dijo...

¡Achavo!

Anónimo dijo...

¡Huesuda!

- Víbora - dijo...

oh! Pink Flamingos!

Anonymous dijo...

Una teñida, Divine y Joaquín Cortes llendo a comer popo de perro in the Street.Para un lunes por la noche despues del curro, es superior a mí. BONE.